sábado, 5 de marzo de 2016

Guardianes de la Galaxia y el Quinto Elemento (no oficial)

En la nube de asteroides de Oort, varias flotas de naves espaciales se enfrentan al poderoso y temible “Maligno”, un planeta gigante viviente parecido a un pez globo y piraña que se alimenta de planetas. Las naves Kree y Shi'Ar no logran penetrar la dura armadura del “Maligno”, siendo muchas de ellas destruidas durante la batalla. Cuando de repente los Guardianes de la Galaxia reciben una comunicación de los ancestrales alienígenos Mondoshawan: “La única forma de detener al Maligno es reviviendo al Quinto Elemento y recolectar las 4 piedras elementales, escondidas en cuatro templos en diferentes planetas del Sistema Solar, en Neptuno encontraran la piedra del elemento agua, en Saturno del viento, en Marte del fuego y la Tierra de la tierra, solo así sobrevivirán a la devastación de su galaxia”, explicaron los Mondoshawan.
-¿Quiénes son estos? Pregunto Star Lord.
-Son los padres de la humanidad, le dijo Gamora.
-Los Mondoshawan son los que crearon el universo y nos dieron la vida a todos los seres de los diferentes sistemas solares. Los Mondoshawan son una especie que tiene eones. Según una leyenda el Quinto Elemento es la madre de los humanos, creada por los Mondoshawan. Explico el pequeño Rocket.
Los Guardianes de la Galaxia llegan a las profundidades de Neptuno, ahí encuentran las ruinas de una pirámide y en su interior una piedra, solo Gamora y Drax, el destructor, no les afecta el agua envenenada de Neptuno. Posteriormente viajan a Saturno, la nave Milano escanea el planeta pero no encuentra nada. Cuando son atacados por una pequeña flota de naves mangalores, guerreros alienígenos metamórficos que consideran al Maligno como su Dios. Star Lord y Rocket destruyen a los mangalores. Luego la Milano desciende a las profundidades de Saturno donde encuentra las ruinas de un templo hindú, en cuyo interior encuentran la piedra que buscaban. Cuando llegan a Marte encuentran las ruinas de un templo egipcio, pero cuando se están dirigiendo a recoger la piedra son emboscados por los mangalores, desatándose una feroz batalla por la piedra. Rocket logra robar la piedra, mientras que el resto de los Guardianes aniquila a los atacantes. Finalmente, se dirigen a la Tierra, en las profundidades del Océano Pacifico encuentran un templo escondido. Ahí encuentran la última piedra con el Quinto Elemento. Siendo esperados por los Mondoshawan. 
–Coloquen las piedras en sus símbolos y actívenlas de acuerdo a su elemento. Explico el más viejo.
-¿Cuánto falta para la llegada del Maligno? Pregunto Drax.
-Tenemos solo unas cuantas horas, ya que el Maligno ha tomado la forma de un cometa y se acerca velozmente a la Tierra. Explico Star Lord. 
-Ya es momento, activen las piedras o todo estará perdido. Dijo un Mondoshawan. 
Cuando los Guardianes de la Galaxia despertaron los cinco elementos y del Quinto Elemento (ataúd egipcio de un faraón femenino) sale una poderosa luz blanca disparada desde las profundidades del Océano Pacifico. Este rayo sale con tal fuerza que se estrella con el Maligno y lo envía fuera del Sistema Solar, dejándolo en estado de hibernación en las profundidades de nuestra galaxia. El Maligno convertido en un gigante asteroide en la nube de asteroides de Oort, se convierte en el refugio de los temibles  mangalores. Mientras en la Tierra, los Guardianes de la Galaxia y los Mondoshawan celebran su triunfo sobre la oscuridad.

No hay comentarios: