viernes, 24 de julio de 2015

Minions: Origen perdido (no oficial)

Una gigantesca nave nodriza exploradora espacial que viajaba por nuestro sistema solar es bombardeada por una lluvia de meteoritos. Al interior de este gigantesco OVNI viaja toda una población de seres inteligentes en estado de hibernación. Tanto fuera como a dentro de este OVNI, tiene como logo una M, ya que provienen de una galaxia lejana cuyo nombre inicia con M. Se activa la súper computadora central de la nave e inicia el protocolo de supervivencia.

-Motor multi-ecológico (antimateria, electromagnético y solar) y el casco fuertemente  dañados por la lluvia de meteoritos. Las reparaciones automáticas demoraran entre dos años a cinco años. Salimos de la ruta trazada.
PROTOCOLO DE SUPERVIVENCIA  ACTIVADO.
Planeta Tierra, nuevo objetivo.
Clima favorable para la absorción de energías verdes o limpias.
Único peligro: Las gigantescas especies salvajes que la habitan.          

El OVNI al intentar esquivar la lluvia de meteoritos se sale de curso y sufre fuertes daños, cayendo en dirección a nuestro planeta. El OVNI cae en medio de un océano, causando cambios climáticos y la extinción de los gigantescos dinosaurios. Mientras en el interior del OVNI, la computadora central se vio obligada modificar la estructura genética de este pueblo alienígeno. Debido a que algunas capsulas de hibernación fueron destruidas durante el choque.


Una década después aparecen los Minions en nuestro planeta, sin recuerdos de su pasado y sin memoria. Solo recuerdan las habilidades que tienen. Algunos son buenos ingenieros, arquitectos y mecánicos. Otros tienen habilidades para las artes como la pintura, la escultura y la fabricación de inventos. Mientras que otro pequeño grupo, son torpes e inútiles, pero eficientes para resolver problemas fuera de los procedimientos estándar. Siendo adoptados estas criaturas amarillas e ingeniosas por un cavernícola. Naciendo así la primera civilización humana, de la edad de piedra. Cuyo centro de gobierno político y religioso era Stonehenge.    

No hay comentarios: