sábado, 26 de julio de 2014

Thundercats Riddick

Una nave que transportaba peligros criminales se estrella en la Tercera Tierra, cuya nave cae estrepitosamente en la selva, destruyendo árboles y maleza a su paso. Riddick rescata a la oficial Mandora, la cual quedo herida al estrellarse la nave. Riddick se esconde en medio de la maleza y observa la batalla entre los Thundercats y un grupo de soldados reptiles. De pronto aparecen dos robots Plun-Darr, exoarmaduras de batalla, de las cuales salen misiles y caen en el lado de los Thundercats, pero estos logran esquivarlos, gracias a la tecnología del Tanque Felino. Riddick es rodeado por un grupo de chacales humanoides.
-Capturen al forastero de la nave derribada, así lo ordena Mumm-Ra. Dijo su líder.  
Riddick sin mediar palabras, en un rápido movimiento los mato a todos. Pero fue rodeado por tanques y deslizadores de los mutantes reptiles. Siendo Riddick llevado ante Mumm-Ra por Reptilio y sus zánganos reptiles. Ya en la gran pirámide de Mumm-Ra en el desierto de la muerte de la Tercera Tierra, aparece Mumm-Ra, saliendo de su sarcófago.
-¿Por qué me has traído hasta acá?...Malvada criatura. Cuestionó Riddick.
-Eres un asesino intergaláctico muy temido y necesito tus servicios, pues yo te ayudare a salir de este planeta miserable. No es eso lo que estás pensando. Dijo Mumm-Ra.
-¿A quién quieres que mate por ti? ¿Cómo sé que no me vas a traicionar? Cuestiono Riddick.
-Dentro de mi gigante pirámide tengo naves y vehículos de combate, te daré una nave para que puedas irte una vez que cumplas tu misión. Mataras a los Thundercats sobrevivientes, sino puedes con ellos entonces solo tendrás que matar a Leon-O, su rey y así acabara su rebelión.  
-Los he visto luchar y son una tribu mutante muy ágil e inteligente, solo necesito matar a su líder para que tus tropas se hagan cargo del resto. Dijo Riddick.
-De toda manera, mis soldados reptiles te protegerán de los Thundercats, en caso que estos te descubran. Ordeno Mumm-Ra con total frialdad.
Riddick junto a la guardia de elite reptil ubicaron el campamento de los Thundercats. Cuando Riddick, ya se disponía a matar a Leon-O, aparece en los cielos una flota de Necromongers. Desatándose una feroz batalla entre los Necromongers y las tropas mutantes de Mumm-Ra. Esto es aprovechado por Riddick, el cual roba una nave necromonger para huir de la Tercera Tierra. Mumm-Ra se comunica mentalmente con los Necromongers y la batalla se detiene.
-¿Por qué atacan a su creador? No se dan cuenta que atacan su santuario. Dijo Mumm-Ra.
-Somos conquistadores de mundos y este mundo nunca fue considerado nuestro santuario, por ese motivo debe ser conquistado por nosotros o sino será aniquilado. Dijo un general.
-Entonces sufrirán del poder del Mumm-Ra, su Dios y maestro….
Los generales Necromonger murieron de una paro cardiaco y sus tropas se rindieron. Al ver inmenso poder de Mumm-Ra, los Necromonger prometieron nunca más intentar destruir o conquistar este mundo, así como prometieron lealtad a Mumm-Ra. La flota espacial Necromonger abandono el espacio de la Tercera Tierra y dejaron tranquilo a Mumm-Ra y sus mutantes.

jueves, 17 de julio de 2014

Thundercats Transformers: Primer Contacto

Un asteroide cae a gran velocidad sobre la Tercera Tierra, estrellándose cerca del reino de los  Thundercats. Cuando un grupo de Thundercats se acerca al lugar donde se había formado un gran cráter, ve con asombro a un gigantesco robot, el cual se encuentra dañado y en mal estado. Panthro y los pequeños berbils, se dan cuenta de que no es un robot hostil sino pacifico.
-¿Cómo te llamas gigante robot y de dónde vienes? Pregunta Panthro.
-Soy Rodimus Prime, vengo de Cybertron, los Decepticons aniquilaron a mi equipo y yo soy el único que puede detenerlos, para que no invadan su planeta. Le explico a los Thundercat.
Luego de una semana. Rodimus Prime estaba totalmente funcionando y había tomado la forma del tanque felino. Sin embargo, en el espacio cerca de la Tercera Tierra estaba una nave Decepticon y estaban buscando al sobreviviente Autobot. 
-Envíen los cazadores, hasta que encontremos a los sobrevivientes Autobot. Ordeno Cyclonus.
-Hemos detectado un mineral que incrementa nuestro poder de fuego, si es descubierto por los Autobot estaremos en desventaja. Explico Shockwave.
-Los Predacons han hecho contacto con los nativos, llamados mutantes, liderados por Reptilio, estos nos ofrecen una alianza estratégica con el fin de aniquilar a sus enemigos los Thundercat. ¿Qué medidas tomamos? Pregunto Soundwave.
-Nos uniremos a su causa hasta que ya no nos sean útiles y después conquistaremos este cochino planeta, ya que pose los recursos que necesitamos. Dijo Shockwave.  
La flota Decepticon y las legiones mutantes atacan el reino de los Thundercat, pese a la resistencia de los Thundercat. Estos son superados en número y tecnología bélica, ya que los mutantes están armados con los robots Plunn-Darr, vehículos voladores de combate y artillería laser. Es en estos momentos, cuando la batalla parecía perdida para los Thundercat y Rodimus Prime, que sale de las profundidades del espacio una gran flota de naves Autobot, liderada por Ultra Magnus.
-Todos los cañones apunten a los cruceros Decepticon. Ordeno Ultra Magnus.
-Shockwave, nos superan en número y han anulado nuestras defensas. Replico Cyclonus.
-Escudos al máximo y realicen maniobras evasivas, pues hicimos mal en aliarnos con los mutantes. Replico Shockwave.
Dándose una gran batalla por todo el planeta, los mutantes al ver sus aliados rodeados y cercados, nos les quedaba otra cosa que huir de la batalla. Mientras que los Thundercat tomaban las armas enemigas y las usaban en su contra. Mientras en las nubes de la Tercera Tierra, el enfrentamiento entre Autobot y Decepticon se daba mano a mano, pues parecía una guerra de guerrillas entre naves espaciales. Muchas naves Decepticon quedan dañadas o en mal estado por la batalla, teniendo que retirarse al espacio exterior con su poca potencia en su motor espacial. Los Thundercat devuelven el favor a los Autobot, al usar los misiles de los robots Plunn-Darr para derribar las naves Decepticon, pero estos le hacen poco daño.  La Némesis, nave nodriza de los Decepticon, logra su cometido y logra sustraer una gran cantidad del tondrilio, un mineral muy peculiar que existe en este planeta y que será analizado por los científicos Decepticon. Sin embargo, un grupo de Autobot se da cuenta de esta operación Decepticon e inician una operación de sabotaje-espionaje, logrando robarle importante información a sus mortales enemigos. Pero en medio de todas estas batallas, escaramuzas e intercambio de rayos laser, los Decepticon logran huir de la Tercera Tierra y con parte de tondrilio. Los Autobot logran robarle a los Decepticon parte de este misterioso y enigmático mineral.

miércoles, 2 de julio de 2014

Aquaman y las reliquias mitológicas

En la década de 1960. Un joven Aquaman visita la Atlántida, la cual la encuentra en ruinas y devastada por un ataque extranjero. Siendo su amigo Aqualad quien le cuenta lo sucedido. 
-¿Qué ha pasado? ¿Quién se atrevió atacar nuestro hogar? Pregunto Aquaman. 
-El ataque sucedió hace seis meses. Asaltaron el laboratorio y se llevaron las reliquias sagradas. Todo el ataque fue coordinado desde submarinos alemanes modificados y estos bombardearon nuestra ciudad. Perdimos a la mitad de nuestra flota y ejercito. Explico Aqualad. 
-¿Qué saben de los atacantes? ¿Quiénes son estos? Pregunto Aquaman.
-Lo único que sabemos es que son los mismos que asesinaron a Neptuno, hijo de Poseidón. Ellos se quedaron con el tridente de tu abuelo hace unos años atrás. No sabemos que están haciendo con nuestra tecnología. Le explico Aqualad.
A la semana siguiente, Aquaman y Aqualad llegan al África donde encuentran a un grupo de atlantes convertidos en piedra. Siguiendo las pistas, encuentran un grupo de piratas somalíes bien armados y protegiendo un ovni, que tenía forma de la cabeza de una manta raya gigante. Aqualad desmaya a los guardias y vigila que no lleguen más piratas. Mientras que Aquaman se infiltra en la fortaleza enemiga. Ahí descubre a un hechicero reparando con alquimia el mítico escudo de Medusa. En otro pasillo, se encuentra el tridente de Poseidón protegido en una habitación y resguardado por dos soldados con armadura. Aquaman es capturado por un grupo de soldados con armaduras y es llevado donde su líder.
-Veo que eres un atlante muy hábil e inteligente, superaste a mis guardias y descubriste mis secretos. Tu castigo por interrumpir mis planes será la muerte. Dijo su líder de los piratas.
-¿Quién es usted y porque tiene nuestras reliquias? Pregunto Aquaman.
-Yo soy Manta Negra,  gracias a sus reliquias los soviéticos me están financiando. Pero no les voy a dar todo lo que me piden. Ya que quien controle la tecnología extraterrestre de los atlantes gobernara el mundo.
-Está jugando con fuerzas que van más allá de su entendimiento. Sera devorado por la oscuridad sino me devuelve nuestras reliquias. Ordeno Aquaman.
-Muchacho insolente, no sabes con quien te metes. Yo soy el terror de los Siete Océanos y heredero de los grandes vikingos. Por eso soy Manta Negra. Le explico.
Aquaman se concentró y el tridente de Poseidón exploto, causando caos y conmoción en el ovni de los piratas. Manta Negra saca su pistola y le disparo en la cabeza a Aquaman, pero a este lo protegió el tridente de Poseidón.  Aquaman cogió el tridente y ocasiono un maremoto, el cual inundo todo el ovni pirata. Muchos piratas somalíes murieron en el enfrentamiento. Manta Negra congio el escudo de Medusa, pero Aquaman lo destruyo con su tridente. Una ballena golpeo el ovni pirata y las reliquias de los atlantes volvieron al océano. Aqualad y un grupo de soldados atlantes rescataron: la lámpara de Aladino, el anillo nibelungo, la espada Excalibur, el santo grial, el arca de la alianza y la caja de Pandora. Los cuales después fueron sellados en uno de los bunker del Castillo de Aquaman. Aquaman al recuperar el tridente de Poseidon se convirtió en el rey de los atlantes y devolver las reliquias a su pueblo, guardianes y protectores de la raza humana.