jueves, 23 de enero de 2014

Star Wars: Thundercats

Una nave mercante coreliana dañada se estrella en la frondosa selva de la Tercera Tierra. Mumm-Ra envía un batallón de robots Plondar a la caza del extraterrestre, ya que presiente la amenaza de una fuerza del bien. Circundando la órbita de la Tercera Tierra, hay una flota de cruceros imperiales. Estos cruceros son liderados por el mismísimo Emperador Palpatine. El cual envía dos Legiones a este desconocido planeta para que capturen al Jedi fugitivo. Pero interceptan una extraña comunicación proveniente de este planeta salvaje.
-Invasores alienígenas invaden el planeta, prepárense para repelerlos.
-Animales mutantes nos emboscan aprovechando la difícil geografía de esta selva y no podemos ubicar al Jedi fugitivo. Indica un comandante imperial.
-Hay otra fuerza oscura, reagrúpense y retornen a los cruceros. Ordeno el Emperador.
Posteriormente, el Emperador Palpatine partió rumbo a la Pirámide de Mumm-Ra. La Pirámide de Mumm-Ra se abrió una puerta secreta, a la cual solo accedió el Emperador Sith.
-Tú eres el Emperador de los Caballeros Oscuros y tu orden fue fundada hace miles de millones de años por uno de mis discípulos más fervientes, le explico Mumm-Ra al Emperador.
-Ayúdame a destruir a ese Jedi y tu legado perdurado en el tiempo. Replico el Emperador.
-Que tus tropas destruyan a mis enemigos y yo destruiré al tuyo. Ordeno Mumm-Ra.
-Trato hecho sumo señor de la Oscuridad…Respondió temeroso el Emperador.
Mientras en otro lugar de la Tercera Tierra. Los Thundercats se hicieron amigos del Jedi Kid Fisto, el cual estaba huyendo de las tropas imperiales y del ataque de los mutantes. Para evitar que el conflicto con el Imperio Galáctico se expanda a la Tercera Tierra se decidió llevarlo al Castillo Plondar, ubicado a unos cuantos kilómetros del Pirámide de Mumm-Ra,  para que Fisto pueda robarse una nave reptil y así escapar del planeta. Aprovechando el caos causado por la aparición del Jedi sobreviviente. 
Las tropas imperiales y los mutantes trabajaron juntos en la búsqueda del Jedi desconocido. Llegaron hasta las ruinas de la antigua Thundera y no encontraron nada. Posteriormente se dirigieron al valle de los Berbils, tampoco encontraron rastros del Jedi ni de los Thundercats. Cuando de pronto ven salir del Castillo Plondar una nave reptil que se dirige al espacio. La flota imperial no hace nada para evitar un enfrentamiento con los mutantes. Seguidamente, del cuartel de los reptiles mutantes les llega una comunicación.
-Robaron una nave con ayuda de los Thundercats. Dijo Reptilio.
-¿Qué saben del guerrero alienígeno? ¿Qué paso con los Thundercats? Pregunto Mumm-Ra.
-No hay rastros del guerrero místico. Los Thundercats nos atacaron para encubrir la fuga del extraterrestre. Explico Reptilio, general de los mutantes.
-Mumm-Ra tu poder se debilita pero tu legado se quedara con nosotros los Sith, continuare la persecución de los Jedi. Le explico Palpatine.
-Los espíritus del Mal me dan mi poder y las guerras que tú promueves me vuelven más fuerte. Le explico Mumm-Ra furioso.
El Emperador Palpatine ordena a su flota salir de la órbita de la Tercera Tierra. Confirmando que el Jedi desconocido no era Yoda sino otro de una raza similar. Aparentemente, ese Jedi tenía cualidades regenerativas pues había sobrevivido a su espada en la capital interplanetaria de Coruscant. Como medida de precaución Palpatine mando esconder los clones de sí mismo en diferentes planetas, pues una visión indicaba su muerte a manos de un Jedi joven. Palpatine, esperaba revivir aprovechando la tecnología robada de otras culturas extraterrestres.

No hay comentarios: