sábado, 13 de abril de 2013

X-Men: Cable, viajero del tiempo

En el siglo 30 (aprox. Año 3999) la humanidad fue devastada por una guerra nuclear, los pocos humanos sobrevivientes evolucionaron en mutantes, pero su supervivencia estaba amenazada por los poderosos robots Centinelas controlados por un ente diabólico, llamado por algunos como Apocalipsis, señor del caos y las guerras. Cable, un poderoso mutante sobreviviente entrenado por el ancestral guerrero Wolverine, fusiona su brazo mecánico con la máquina del Tiempo de Apocalipsis y viaja a todos los pasados alternos para cambiar su nefasto futuro.
Cable llega a un mundo gobernado por un dictador Iron Man, donde los Iron Soldier o Soldados de Hierro, controlan al mundo. Ya no hay pobreza en el mundo y reina una igualdad totalitaria. Donde los que piensan diferente son asesinados o son condenados a cadena perpetua en islas salvajes. Cable se disfraza de Thor y descubre que el verdadero Iron Man fue asesinado por Apocalipsis, tomando este su lugar. Lo que motiva todo una conspiración gubernamental, donde los Vengadores se dividen y se enfrentan según sus intereses, desarrollándose de esta manera una guerra civil que termina con la muerte de Apocalipsis.
Cable llega a un mundo plagado de animales mutantes y que los humanos son tratados como seres inferiores, viviendo en las partes bajas de los súper gigantes rascacielos. Cuyo gobernante supremo es el Alto Evolucionario. Los humanos rebeldes viven en las cloacas de las megas ciudades y desde ahí planean restablecer el orden, usando para ello a los temibles robots asesinos Centinelas. Cable no le queda más opción que apoyar a los rebeldes, para evitar que reactiven a los Centinelas, pero en el proceso son traicionados. Desatándose una feroz batalla dentro del laberinto de túneles de las cloacas de la mega ciudad del Alto Evolucionario, despertando este a los Centinelas. Cable se enfrenta al Alto Evolucionario, pero ambos poseen casi la misma tecnología. Cable usa el control remoto de su súper computadora de su brazo mecánico y le ordena activar el Arma del Juicio Final creada por los antiguos humanos de la Tierra…siendo destruido este mundo. Solo así pudo destruir la aberración de un mundo sin valores morales y en decadencia, pese a su avanzada tecnología.
Cable llega a un mundo que es un paraíso natural con abundante agua y selvas tropicales, donde los humanos controlan a los dinosaurios, llamado Mundo Salvaje. Donde los mutantes y humanos conviven, teniendo una participación activa en esta sociedad dino tecnológica. En este mundo hay una guerra no declarada entre los grupos ecologistas radicales, liderados por Kraven (ex cazador de fieras salvajes) y los grupos tecnológicos radicales, estos últimos son liderados por Bolívar Trask. Cable utiliza su súper camuflaje tanto para ser invisible como para disfrazarse de otros héroes y villanos en este mundo, así recabar información de este extraño mundo. Ambos grupos radicales emplean tácticas terroristas para llamar la atención del público, pero ambos tienen objetivos distintos. Los ecologistas quieren un mundo totalmente ecológico y libre de máquinas, mientras que los radicales tecnológicos odian a la naturaleza y quieren un mundo plagado de máquinas. Cable decide apoyar al grupo de Kraven, pero este resulta ser un espía del gobierno y pone en funcionamiento la fábrica de Centinelas para acabar con todos los renegados. Iniciándose una batalla por la supervivencia del Mundo Salvaje. En plena guerra civil este mundo es invadido por una raza alienígena, siendo los humanos convertidos en esclavos. Cable huye de este mundo, pero promete volver para revertir su error, pues no vio a los espías extraterrestres que lo engañaron y manipularon al gobierno del Mundo Salvaje.  

sábado, 6 de abril de 2013

La maldición de Simón Bolívar


Cuentan que Bolívar fue maldecido durante la guerra de independencia de Sudamérica contra las tropas realistas de la corona española.  En Perú en 1824, una semana antes de la batalla de Junín, el General español Canterac pidió ayuda a una gitana para detener la genialidad de estratega de Bolívar.
-¿Para qué me has llamado? Pregunto la gitana.
-Usa tus poderes para matar a Bolívar y yo reiniciar la reconquista de España en Sudamérica. Dijo el general Canterac.
-No se puede dominar un espíritu bélico y que será el amo de este continente, pero esta maldición gitana lograra que se odiado por el pueblo que liberara y que quienes busquen imitarlo, tengan una horrible muerte como Bolívar. Explico la gitana. 
-No me has escuchado bruja, quiero que muera en batalla o si es posible antes, cumple mi orden o te mando fusilar. Dijo furioso el general Canterac. 
-Morirá luchando como me lo ordenas, pero estas jugando con fuerzas sobrenaturales y estas también le pueden llegar a la realeza española. Ya que las maldiciones son un camino de doble ruta y pueden afectarnos a todos. Dijo con preocupación la gitana. 
-No me importa, lo que me importa es  que las tropas independentistas de Bolívar sean derrotadas, aunque la corona española pague un alto precio por ello. Respondió furioso Canterac. 
Entonces la gitana lanzo su maldición sobre un pequeño muñeco de metal que representaba a Simón Bolívar. Usando para ello la gitana un lenguaje primitivo o arcaico, según los soldados españoles la gitana estaba usando el idioma de los antiguos druidas. Sin embargo, la batalla de Junín fue ganada por el ejército independentista de Simón Bolívar y España fue obligada a aceptar la independencia de sus colonias sudamericanas.  Bolívar tuvo que renunciar a su cargo de Presidente Monárquico del Perú, y apoyar la formación de Bolivia y Ecuador como nuevas naciones, separadas del antiguo virreinato del Perú. Ganándose de esta manera los odios de los peruanos y de una buena parte de los territorios que había independizado. Para los indígenas bolivianos, Simón Bolívar era su héroe pues los había liberado del yugo de los blancos peruanos y/o quechuas (que formaron el Imperio Inca), por eso a su país le pusieron Bolivia. Mientras que para los peruanos, Simón Bolívar era una persona sin escrúpulos que hacia cualquier cosa para lograr sus objetivos, por eso había cortado el antiguo virreinato del Perú, para así tener los favores políticos de esos peruanos renegados. Los brujos o chamanes peruanos lanzaron una maldición a Bolívar, pues Bolívar era la reencarnación del Diablo: “Quienes abrieran su tumba despertarían un ente maligno y tendrían la más horrible muerte posible”.  El libertador Simón Bolívar falleció a los 47 años en Colombia, aquejado por un fuerte estrés y una gran depresión.  Otros dicen que falleció de sirosis y otros de cáncer, ya que este libertador tenía fama de mujeriego.