jueves, 15 de diciembre de 2011

MIB: Amos del Universo

Desierto del Sahara, África. Se abre un portal interdimensional y de este sale un ejército de reptiles humanoides, unos a pie y otros montados en jabalíes gigantes con cuatro cuernos. Es la tropa de avanzada de la horda del terror, liderada por el temible Grizzlor, uno de los generales del malvado Hordak. Los cuales se dirigen hacia la ciudad más cercana y detrás de ellos aparece otro ejercito de la horda, pero liderado por Catra, la mujer pantera.
En una base secreta de los Hombres de Negro (MIB, en ingles) en algún lugar de Roswell, Estados Unidos. Enterados de la invasión extraterrestre. La MIB envía un grupo de agentes a detener la amenaza. Dirigidos por los agentes K y J.
-No permitan que lleguen a la ciudad más cercana, increpo K al resto.
-Ataquemos con las armas de nuestros vehículos, dijo J.
-Nosotros solos los detendremos hasta que vengan nuestros aliados. Le explico K a J.
-¿Quienes nuestros aliados? ¿No es la primera vez que atacan la Tierra? Pregunto J.
-No, la horda del terror intento conquistarnos pero por suerte fuimos protegidos por sus enemigos, He-Man y los Amos del Universo. Explico K.
Los autos negros rodearon a la horda del Terror en el desierto del Sahara. Incoándose el combate. Los soldados hordeanos usaron sus lanzas laser contra los MIB, pero estos estaban protegidos por los escudos invisibles de sus autos.
-Saquen los cañones de plasma contra los defensores terrícolas. Ordeno Grizzlor.
-Pero Hordak se va a molestar por usar este poder de fuego en un planeta primitivo como este, le increpo Catra.
-Hordak quiere un puesto de avanzada en este planeta, para evitar que otros planetas se plieguen a la rebelión con el Gran Hordeano. Le explico Grizzlor.
Cayendo de esta manera las tropas de los MIB, debido al poder de fuego de la horda del terror. Sin embargo, K y J se las ingeniaron para matar al jabalí gigante en que estaba montado Grizzlor, lo que causo su furia. Aunque al principio Grizzlor se asusto, después se amargo convirtiéndose casi en un lobo gigante. Cuando ya la batalla parecía perdida para los MIB. De las profundidades del desierto emergen rocas redondas de diferentes minerales, las cuales rodean a la horda del terror. Las tropas de la horda tratan de cruzarlas pero son aplastados por estas rocas. Grizzlor ordena destruir a las rocas. Iniciándose así una nueva batalla de los hordeanos, pero las armas de estos no los afectan. Es así como las rocas se convierten en seres humanos y usan las energías de las armas hordeanas en su contra. Paralelamente, del cielo cae una lluvia de meteoritos, los cuales resultan ser más hombres rocas. Catra y Grizzlor, al ver que son superados en número y poder de fuego, prefieren ordenar la retirada.
-¿Ellos son nuestros aliados? Pregunto J.
-Sí, los hombres roca y eternos enemigos de la horda del terror. Explico K.
-Espero que hayamos llegado a tiempo, pues nuestros sensores se activaron muy tarde. Explico Stonedar, líder de los hombres de roca.
-Sin su ayuda no hubiéramos podido detener la amenaza de estos reptiles intergalácticos. Dijo K, mostrando respeto al líder de los hombres roca.
-Al contrario es su planeta y es nuestro deber como guardianes del universo cuidar a las especies inferiores que recién están en proceso de evolución. Explicó Stonedar. Posteriormente, los hombres rocas volvieron al espacio y algunos se quedaron en la Luna. Mientras que los MIB retornaron a su base secreta en Roswell.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Gato con botas contra los lobos

Taberna MishiKato en la Isla Tortuga. Esta taberna es el hogar del famoso Gato con botas. El Gato con botas ha matado ocho gigantes, cuatro ogros, cinco duendes azules y tres brujas, por eso es considerado un asesino de malos espíritus y demonios. En esta isla se reúnen caza recompensas, bucaneros, mercenarios y algunos criminales. Aquí llega un pequeño hombre encapuchado para contratar los servicios del famoso felino.
-¿Quién es usted y para quiere mis servicios? Pregunto el felino.
-Quiere que aniquile a los lobos que acabaron con mi familia. Explico el extraño.
-¿Quién era su familia? Pregunto el felino.
-Los chanchitos devorados por los lobos, yo sobreviví porque vivo en una casa de cemento.
-¿Entonces está dispuesto a pagar mi precio? Pregunto el gato.
-Su oro será pagado en la forma que le sea más conveniente. Yo cumplo mi palabra. Explico el puerquito.
Así fue como el Gato con botas se dirigió al continente para buscar a la jauría de lobos que se había devorado a los puerquitos. Preguntando e indagando en pueblo en pueblo, hasta que fue al bosque donde se encontraba la jauría de lobos, pero el pobre gato cayó en una trampa de los astutos lobos, siendo capturado por estos. Enjaulado el Gato con botas fue llevado a la cabaña donde se encontraba la jauría de lobos.
-¿Quiénes son y que quieren de mí? Pregunto el felino.
-Somos la jauría Tornado y convencimos al cochinito para que te engañara, sino mataríamos a su familia. Explico un lobo viejo.
-¿Y yo que tengo que ver con su problema con los cochinitos? Pregunto el felino.
-Tarde o temprano nos cazarías, pues somos buscados en diferentes reinos. Antes que nos cases preferimos nosotros cazarte a ti. Explico el lobo viejo.
Pero el Gato con botas dio un silbido y saco de su bota un polvo mágico el cual lanzo al suelo. Causando una cortina de humo y escapando de sus captores. Apareciendo en medio de la humareda, un caballo negro con alas de aves. El Gato con botas se trepo en el Pegaso negro, con la ayuda de este libero a los padres del puerquito y se enfrentó a los lobos. Dos grandes lobos trataron de matar al Pegaso negro pero este los mato al golpearlos con sus poderosas piernas. El viejo lobo al ver la astucia del gato se escabullo en medio del bosque dejando a sus compañeros aterrorizados con la acción inesperada del pequeño felino. Logrando capturar el Gato con botas a dos de los peligrosos lobos de la jauría Tornado. Dentro de la panza de uno de los lobos muerto encontró dos personas: una niña de capucha roja y una anciana, las cuales le agradecieron haberlas liberadas de su prisión. En la cabaña de los lobos había un cofre con riquezas, la cual se la quedo el Gato como pago por sus servicios a las víctimas de los lobos.